La prueba de que la edad es solo un número

Ida Keeling, una tatara-tatara abuela del Bronx. ¡NO es una abuela cualquiera!

Corre por los pasillos de su edificio de apartamentos, en cintas de correr, levanta pesas, y monta en bicicleta estática.

Ida perdió a su esposo por un ataque al corazón a los 42 años, en 1958. Perdió a sus dos hijos, Donald y Charles, en horrendos homicidios relacionados con las drogas, en 1979 y 1981. Su presión arterial subió a niveles peligrosos en 206/106. Ida se hundió en una profunda depresión que algunas personas nunca superarían.

Su hija, Shelley, abogada, inversionista de bienes raíces y entrenadora de atletismo de la escuela secundaria, convenció a su madre para que siguiera corriendo. En realidad, ella le dijo que iba a correr una carrera con ella. Ida estuvo de acuerdo, y desde entonces ha batido récord tras récord, convirtiéndose en una de las leyendas del sprint más antiguas del mundo.

Correr ayudó a Ida a deshacerse de todos los malos recuerdos,la depresión, el estrés. Y pensó: “ ya que me sentía tan bien y estaba saliendo de un agujero, he estado corriendo desde entonces “.

En 2011, con 95 años, Keeling estableció el récord mundial en su grupo de edad por correr 60 metros con 29.86 segundos en una competencia de atletismo en Manhattan, y en 2012 estableció el récord estadounidense W95 en el Campeonato Este de la Conferencia Regional USATF en 51.85. En 2014, en los Gay Games de 2014, Keeling estableció el tiempo más rápido conocido por una mujer de 99 años para la carrera de 100 metros con 59.80 segundos. El 30 de abril de 2016, corrió la posta de los 100 m en 1 minuto y 17.33 segundos, estableciendo el récord mundial femenino para la franja de edad comprendida entre 100 y 104 años. Luego se echó al suelo para hacer unas flexiones mientras el gentío rugía.

ida keeling 2

 

Desde entonces, esta atleta de 1,37 m y 38 kg ha competido por todo el mundo y establecido múltiples plusmarcas. “Cada día es otro más por venir”, dice Ida. Al cierre de esta edición, Miss Ida tenía la mira puesta en los récords de 100 y 60 metros.

Ida comparte su inspiradora historia en una memoria titulada “Can’t Nothing Bring Me Down”. Continúa inspirando a los niños y espera inspirar a las personas que piensan que son demasiado viejos, demasiado grandes, demasiado pequeños, lo que sea para vivir una gran vida.

“Levántate y sigue moviéndote”, dijo. “Eso es todo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s