Beneficios de la sauna para el running

La sauna es algo que casi todos los centros deportivos tienen en sus instalaciones. A pesar de no ser algo con mucha tradición en nuestro país, estos baños de calor y vapor nos pueden ayudar en ciertos aspectos relacionados con la salud y el deporte.

¿Sales a correr a diario y practicas running para ejercitar tus músculos? Entonces también sabrás que tienes el riesgo de padecer lesiones al tensar mucho el cuerpo. La sauna puede ayudarte con esto más de lo que crees.

Aunque ya sabrás lo que es, recuerda que una sauna es un baño que se realiza en una habitación cerrada o a muy alta temperatura, es una cámara de calor normalmente seco con tan solo el 20% de humedad y tiene muchos beneficios para los deportistas:

Mejora tu aparato cardiovascular.

Gracias a la alta temperatura, los capilares sanguíneos de la piel se dilatan y esto hace que el corazón bombee sangre más rápido para mantener la presión sanguínea.

Mejora tu resistencia.

En un Estudio realizado con corredores, se probaron los efectos de 3 semanas de entrenamientos donde al terminarlos realizaron una sesión de sauna de aproximadamente 30 minutos. Luego los participantes entrenaron 3 semanas sin incluir el post-sauna.

Los investigadores detectaron un aumento del 7% en el volumen plasmático y  un aumento del 3,5% en el número de glóbulos rojos. También se observaron mejoras en el rendimiento. Los participantes lograron correr un 32% más hasta llegar al agotamiento.

Aumenta tu velocidad.

Un estudio detectó que con solo cinco sesiones de exposición al calor (90 minutos cada sesión a 40 grados) se logró reducir el tiempo en una carrera de 2 Km .

Muchos profesionales creen que se pueden obtener mejores resultados con las sesiones de sauna.

Ayuda con tus lesiones.

El uso de la sauna puede ayudar a acelerar la recuperación muscular y ayuda también a regenerar los músculos dañados.

En estudios con animales descubrieron que la exposición al calor produjo disminuciones el desgaste muscular en extremidades inmóviles.

sauna

¿La sauna adelgaza?

Es muy común buscar formas fáciles de perder peso que impliquen la menor dificultad posible. Pero tienes que ser consciente que para perder peso de forma duradera necesitas hacer un esfuerzo, seguir una dieta y hacer ejercicio físico. ¿Entonces la sauna no sirve para adelgazar de forma real?

las sesiones de sauna mejoran la sensibilidad a la insulina, ayudan a eliminar la glucosa de la sangre y promueven los niveles de la hormona del crecimiento,  por lo que las saunas pueden ayudar indirectamente con la pérdida de grasa.

Las propiedades de desintoxicación de la niacina combinadas con saunas infrarrojas también podrían ayudar con la degradación del tejido graso y la pérdida de grasa resultante.

Especialmente la pérdida de grasa en áreas con alto contenido de toxinas almacenadas.

Mejora tu flujo sanguíneo y la calidad de tu sangre.

Junto con el corazón y los vasos sanguíneos (arterias, arteriolas, venulas, venas y capilares), la sangre es uno de los elementos que forman el sistema cardiovascular.

Cada uno de estos son esenciales para el funcionamiento del sístema: el corazón bombea sangre; los vasos sanguíneos son las vías de transporte y la sangre es el medio de transporte de oxígeno, nutrientes, hormonas y sustancias de desecho.

Aunque pareciera que estar un rato en el sauna solo genera calor en tu cuerpo, lo cierto es que por dentro genera un aumento del riego sanguíneo, del número de glóbulos rojos y del volumen plasmático.

Básicamente, más volumen plasmático facilita también la disipación de calor y reduce la frecuencia cardíaca durante el entrenamiento.

Se precavido

Hay que estar atento para que la sauna no se convierta en un problema.

Controla que el tiempo no exceda en gran medida, lo recomendable es que la sesión duré 15 minutos, ya que podrías sufrir quemaduras, mareos u otros efectos indeseados.

Tampoco hay que dejar de controlar el tiempo entre el final del entrenamiento o competición y el momento de meternos en la sauna. Lo ideal es dejar, como mínimo, seis horas entre ambos, aunque hay quien considera que son necesarias hasta 8 horas de reposo entre actividad física y sauna.

Otro aspecto a tener en cuenta es el de la hidratación, ya que la sauna nos hace perder mucho líquido fruto del calor. Si tras un entrenamiento o competición no nos hemos hidratado, podremos sufrir fácilmente una deshidratación, con lo que el efecto positivo de una sauna se convertirá en algo negativo hasta que logremos recuperar nuestros niveles normales de líquido en el organismo. hidrátate antes de entrar en una sauna.

Al acabar la sauna, lo mejor es darse una nueva ducha con agua fría o templada, de forma que el cuerpo retome de forma más o menos rápida la temperatura corporal adecuada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s