Las lesiones más comunes en el running

El running es un deporte repleto de grandes beneficios,  con  millones de seguidores, ya que nos permite adaptarlo a nuestros horarios y economía. Una pasión que puede convertirse en una peligrosa adicción. Son muchas las lesiones que acechan al runner.  Tu salud y pasión por correr están en juego, es vital que las conozcas a la perfección y sepas cómo tratarlas si, desgraciadamente, te han cogido por la espalda.

Para muchas personas es complicado analizar las señales que nos envía nuestro cuerpo, pero es vital escucharlas, conocer sus límites y evitar conocerlos cuando nos sobrecoja una lesión.

lesiones running

Las lesiones del corredor son múltiples, pero queremos destacar algunas de ellas:

TENDINITIS ROTULIANA

La tendinitis rotuliana es una inflamación del tendón rotuliano, el tejido que une la rótula a la tibia. Se produce principalmente por sobrecarga, movimientos repetidos que acaban causando irritación o daño. Debido al rebote que se produce cuando corremos el tendón acaba resintiéndose y pudiendo derivar en lesión.

A pesar de que al principio sólo produce molestia y no llega a ser doloroso, puede acabar empeorando con el tiempo si no se toman las medidas adecuadas.

Tratamiento

para poder evitar esta lesión lo mejor será evitar correr en pendientes negativas, de vez en cuando sustituir temporalmente la carrera por la bicicleta y aliviar dolores colocando hielo en la rodilla o una banda infrarrotuliana. Solamente si el tendón rotuliano está gravemente dañado, recurrir a la cirugía.

FASCITIS PLANTAR

La fascitis plantar es una de las lesiones más habituales y consiste en la inflamación de la parte inferior del pie. La característica común de esta dolencia es un pinchazo agudo e intenso en la base del talón. La intensidad del dolor puede llegar a ser desde levemente molesto a insoportable.

La molestia puede ir desapareciendo poco a poco a medida que empiezas tu entrenamiento. Es decir, cuando se calienta la zona. Sin embargo, volverá a aparecer ese mismo día o días posteriores, tras un período de reposo.

Las causas de esta dolencia pueden ser varias, desde el sobre entrenamiento hasta el desgaste de nuestras zapatillas. Se debe tener en cuenta que las personas que tienden a una pronación excesiva en su técnica de carrera serán más propensas a padecerla.

Tratamiento

Controlar la pronación utilizando una plantilla o usar zapatillas con una estabilidad extra. Puedes optar por el uso de cintas adhesivas como la técnica del vendaje funcional o taping, antiinflamatorios u otros remedios temporales. Si las molestias persisten o empeoran lo mejor es que acudas a tu médico. Así se diagnosticará la gravedad de tu lesión y te recomendarán un tratamiento adaptado a tu dolencia.

lesiones running

TENDINITIS AQUILEA

La tendinitis aquílea es una de las lesiones más comunes no solo en el running sino en todo el mundo del deporte. Consiste en la inflamación del tendón de Aquiles. Como ya sabes, es el tendón más potente y resistente de nuestro cuerpo. Se encarga de impulsar y transmitir la fuerza a los músculos de los gemelos y el sóleo. Gracias a este tendón podemos desplazarnos, correr, andar y saltar.

Se trata de una dolencia cuyo síntoma principal será sentir molestias en el talón y a lo largo del tendón al caminar o al correr. Al palpar el tendón podremos notar dolor, inflamación, enrojecimiento y calor. Aunque durante la carrera podemos notar como remiten los síntomas, estos serán más acusados después de largos períodos de reposo. 

Esta lesión puede producirse por diversas causas, aunque la más habitual suele ser una sobrecarga del músculo como consecuencia de un entrenamiento excesivo.  También puede generarse debido a la falta de un calentamiento previo o estiramientos posteriores. Aunque puede haber otros motivos como un traumatismo directo, una pronación excesiva o el uso de un calzado inadecuado.

Tratamiento

Lo más probable es que, si no es un caso muy grave, tengas que pasar por un periodo de reposo, masajes y antiinflamatorios hasta que el dolor remita. Lo importante es que no esperes a que la lesión esté demasiado avanzada para poder tratarla a tiempo. Toma medidas en cuanto empieces a notar los primeros síntomas.

SÍNDROME DE LA CINTILLA ILIOTIBIAL

El síndrome cintilla iliotibial, también conocida en algunos casos como la ‘rodilla del corredor’, es otra de las lesiones más comunes entre deportistas. Esta dolencia se debe a la irritación de la cara externa de la rodilla provocada por una fricción entre la banda iliotibial y una de las zonas inferiores del fémur.

La cintilla iliotibial, es una banda de tejido fibroso que va desde la zona superior de la cadera hasta la parte superior de la tibia. Conecta con diversos músculos como el glúteo, el cuádriceps y otras zonas como la rótula y el fémur. El principal síntoma de esta lesión es un dolor intenso y punzante en la parte externa de la rodilla. Se produce justo arriba de donde realizas la flexión para correr. Es una punzada que notarás normalmente al poco tiempo de empezar tus entrenamientos y que seguramente te obligue a parar.

Sin embargo, las causas para que se produzca este tipo de lesión pueden ser diversas. De hecho, puede deberse tanto a factores intrínsecos como: genu varu, debilidad en otros músculos como los abductores de la cadera, disimetrías, etc. O bien, puede deberse a factores extrínsecos como: uso de calzado inadecuado, mala técnica de carrera o un excesivo kilometraje semanal.

Tratamiento

Acude a tu médico y sigue sus instrucciones. Tendrás que pasar por varias fases de recuperación hasta poder volver a entrenar como siempre. Lo más importante es que cojas a tiempo esta lesión, porque si se vuelve crónica será mucho más difícil volver a correr como lo hayas hecho hasta el momento.

lesiones running 3

PERIOSTITIS TIBIAL

La periostitis tibial es una lesión común entre los corredores de fondo y los que recorren largas distancias. Se produce debido a la inflamación del periostio. Se trata de una membrana adherida a la tibia y se encarga de nutrir y regenerar el hueso.

El síntoma principal de esta dolencia es un dolor agudo en la zona tibial. Lo notarás especialmente cuando sales a correr y tu pie impacta contra el suelo. Esa molestia o quemazón puede extenderse también a otras zonas como los gemelos o el sóleo. Seguramente te obligará a modificar tu técnica de carrera para sentir menos dolor. Es fácil de detectar porque además notarás molestias en acciones tan simples como subir las escaleras o incluso andar.

En la mayor parte de los casos, la causa que produce esta lesión es un volumen de entrenamiento excesivo. Al correr nuestro pie impacta contra el suelo y genera una vibración. Esta, unida a una sobrecarga de ejercicio, puede provocar repetidos traumatismos sobre el periostio y desencadenar la lesión. 

Tratamiento

El tratamiento más recomendable, una vez aparecen los síntomas, es la aplicación de hielo, la realización de masajes con cremas antiinflamatorias y, por supuesto, reposo. En caso de que las molestias persistan acude inmediatamente a tu médico o fisioterapeuta. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s